jueves, 29 de mayo de 2014

La Palabra y la Oración - Cree en tí y comienza a volar en los besos que llueven desde el cielo


La voz es la materia sutil por la que comunicamos nuestros contenidos interiores.
El poder de la voz cuando es unida al poder de la oración, forman un cúmulo de energías capaces de transformar la vida y el destino. La voz provee de la fuerza de voluntad y la oración provee la fuerza del corazón. Aquellas personas que no tienen voz, ya sea de nacimiento como por alguna causa que la hayan perdido, cuentan también con otro poder igualmente eficaz que es la voluntad y la exacerbación de los otros sentidos, entre los que tenemos la energía irradiada por la piel. Son las manos, el suave movimiento de las manos que transmiten un mensaje a través del espacio. 

Todos deberíamos aprender a comunicarnos a través de los símbolos producidos por las manos, de esta manera integraríamos a nuestra cotidiana vida una comunicación más rica, más fluida con aquellas personas que carecen de voz.
La telepatía es una realidad. No podemos negarla en estos tiempos, ya demasiadas comprobaciones hemos tenido a través de miles de millones de vivencias, cada uno debe manifestar con la voz y la palabra aquel deseo o pedido a Dios, pero cuando falta la voz, debes desarrollar otros sentidos, pues bien puedes comunicarte con Dios en el silencio y la meditación. Si lo deseas puedes hablar con las manos ante la luz irradiada del sol o de una vela en la soledad de tu habitación. Usa el vuelo de tus manos para hablar con Dios, ¡vuela con tus manos!
Las velas son instrumentos nacidas de aquella primera luz que el ser humano logró encender en los albores del tiempo. Aquella luz que sirvió para iluminar una caverna no se ha apagado, todavía está ardiendo en todos los fuegos y cuando es encendido con el poder del amor, ese fuego no se apagará, transmitirá al cielo una parte de tu alma y esa parte volverá a ti con la respuesta de Dios.
Las velas deben ser hechas con cera de abejas o de parafina, no se deben usar aquellas hechas con grasa animal, pues contienen en su base energética dolor, tristeza y amargura dejados por el animal en su sacrificio. En cambio las de cera de abejas son el resultado de un trabajo lento y prodigioso. Son las mejores.
Utiliza un color de velas cuando quieras sintonizar con las virtudes y cualidades especiales del Espíritu, no hay nada malo en ello, solo evita usar el color negro en las velas, pues esa es usada para invocar espíritus de otra naturaleza. Normalmente el color blanco de las velas es el correcto para invocar la protección de nuestro ángel.

Suscríbete aqui para recibir a Diario nuestras actualizaciones directamente Correo
 
Alojado en egrupos.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario